Fin del hombre universal

vitruvian.jpg

Gustavo Rozas Valz

El veloz incremento del conocimiento, desde el siglo XVIII, XIX y sobre todo, de manera exponencial desde principios del anterior; ha tenido como consecuencia, la desaparición del hombre Universal, el hombre que poseía en mayor o menor grado, todo el conocimiento científico, histórico, técnico y filosófico de su tiempo.

La vastedad del conocimiento actual, hace imposible que un solo individuo pueda siquiera aspirar a poseer una visión elemental de los infinitos campos, especializaciones y sub especializaciones que lo abarcan y renuevan día a día.

Son justamente las mencionadas especializaciones, las que abarcan cada vez un espectro menor, pero a su vez más detallado de todas las ramas de la ciencia y la tecnología, que sumadas, contribuyen al engrandecimiento y optimización del conocimiento general; pero con la fatal consecuencia para el individuo, que ve aumentar su ignorancia y estrecharse cada vez más, su ventana al conocimiento universal.

Los grandes intereses económicos, que constituyen el poder en el mundo y a través de sus más conspicuos operadores, los políticos, que constituyen la cara visible del poder, han tomado debida nota de ello y lo utilizan para beneficio propio.

Una sociedad de consumo, requiere de hombres que se adapten fácilmente al sistema, que no cuestionen nada, que no se sumerjan en disquisiciones, que se formen dentro de las curricula utilitarias promovidas por el estado; que crean en alguna religión,( preferentemente la oficial) que se formen en una carrera utilitaria ( para el sistema y para ellos mismos), que hagan post grados, diplomados; que se casen, para conseguir un equilibrio emocional y una motivación para seguir produciendo; que se inserten en el sistema crediticio, que consuman, que ambicionen con ganar cada día más y más, con obtener más recursos económicos, para provecho propio, el de su familia, el estado y por supuesto, para los medios de producción. Pero que en modo algunos cuestionen nada… pues malos bichos resultan los “outsiders”, los que con sus perniciosas ideas y pensamientos vanguardistas o bizarros, puedan desenmascarar y con ello desestabilizar el sistema político y económico, en el que los más grandes beneficios, cada vez llegan a grupos más reducidos de personas.

Por eso, el sistema premia con mejores ingresos a los profesionales e investigadores de lo estrictamente utilitario, comercial y productivo, relegando a los estudios filosóficos, históricos y las ciencias sociales, que gozan de menores partidas y sueldos poco atractivos, para los que pretenden ganarse la vida ejerciéndolas; pues esos campos, siempre resultan sospechosos de poner en evidencia y atentar contra el sistema y por lo mismo, con los grandes intereses en juego.

Por eso, el hombre de éxito en ese contexto, será considerado únicamente en la medida sus logros económicos y en la medida de su eficaz contribución en la consolidación del sistema; lo relativo a su desarrollo personal, su formación como persona, su cultura, inquietudes íntimas, de poco importan… Resultará más valorado, para el sistema, un post graduado en administración de empresas, que hable tres idiomas, domine la informática y que genere millones a la empresa para la que sirve y cobre decenas de miles de dólares por sus servicios, aunque no sepa nada de historia, política, ciencias, filosofía, arte, pero, eso sí!, que se identifique con su presidente, que se someta a la máxima autoridad eclesiástica, que crea firmemente en su rol de padre proveedor y mejor contribuyente, que sólo se permita distraer de sus obligaciones, escogiendo el modelo de auto que renovará ese año, en el equipo de fútbol de sus amores, las cervezas en el club con los amigotes, la nueva casa de playa y porque no, con alguna escapada ocasional con la nueva secretaria… Y es bajo ese mismo molde, de excelencia profesional, pero absoluta mediocridad intelectual, que no nos extraña ver, presentadores (as) de televisión que ganan millones y sin embargo, creen en ángeles y adivinos, en cartomancia y quiromancia; grandes empresarios, que consultan el tarot, sólo leen la Biblia y creen en los ritos de sanación; políticos astutos, corruptos y venales, que se curan de daños y malas voluntades con chamanes, creen en el diablo, ven Magali TV y escuchan Reggaeton. Actores y cantantes, deportistas idolatrados, cirujanos plásticos, todos famosos y ricos, que resultan ser cientólogos, o que participan de ritos francmasónicos, creen en alienígenas y abducciones, leen libros de autoayuda, se enrolan en la iglesia de Jesucristo de los santos de los últimos días, creen en el aura, en las malas vibras, en oscuras conspiraciones del comunismo internacional y de Al qaeda; en las almas en pena, tienen cábalas, dan por sentada la existencia de poderes sobrenaturales, creen en castigos divinos, en la reencarnación y en toda suerte de supersticiones y supercherías.
En medio de ese oscurantismo, es que nunca tendrán claro que el hombre que no conoce de historia, jamás entenderá sus ciclos repetitivos, el origen, relatividad y utilidad de los parámetros sociales y morales; los grandes y recurrentes errores y mitos… y al no conocer su pasado, tampoco tendrán claro su presente y menos aún, podrán columbrar su futuro…Que el hombre que no tiene inquietudes filosóficas, jamás encontrará la luz que ilumine el sendero de sus inquietudes más íntimas, ni cuestionará la autenticidad del mundo en que vive, ni la de su propia existencia. Quién no conozca principios básicos de geología y antropología, jamás entenderá que somos convidados de piedra en este planeta, que no se creo para servirnos a nosotros, y que somos una especie reciente habitando en él, y que a pesar de haber sido irrefutablemente, la especie con más dominio de su medio, nos falta centenas de millones de años, para considerarnos exitosos, únicamente en términos de supervivencia y que con nuestra desaparición, no quedaría tampoco cerrada la puerta al advenimiento de una nueva especie inteligente y dominante. Que el no tener conocimientos de ciencias naturales y biología, impide ver los peligros que para todas las especies de seres vivos, con las que estamos genéticamente emparentados, representan las industrias, la quema de basura y combustibles, la deforestación, además de la espantosa explosión demográfica y por lo tanto, poder crear conciencia de ello, para lograr consensos y tomar medidas urgentes en ese importante y vital tema. Que entre la absoluta ignorancia de otros campos, no menos importantes del conocimiento, que serían imposibles de enumerar, quien no tenga noción de física, relatividad y mecánica cuántica, jamás entenderá que el universo, es sólo un campo de probabilidades, que los conceptos de espacio y tiempo que nos son inherentes, no tienen vigencia ni validez para todo el universo, y que el principio de incertidumbre, pone en duda la solidez de todo lo que conocemos y cuestiona seriamente y con rigurosa lógica, hasta nuestra propia existencia… que el mundo que concebimos real e inconmovible hasta la física newtoniana, es a partir de la relatividad general y sobre todo, desde el descubrimiento de la mecánica cuántica, sólo una fantasmagoría de los parámetros apriorísticos de nuestra estructura mental.

Es ajeno a todo ello, que ese hombre masa en mayor medida y también el especializado, exitoso, vanidoso, pero ignorante, que asesinó al hombre universal y vive por inercia, aunque con la seguridad del que no conoce la duda, que es incapaz de comprender nada de manera integral y es por lo mismo, fácilmente manipulable e influenciable por los medios, coludidos con el poder… aturdido con noticias irrelevantes y espectaculares, asustado por enemigos invisibles e imaginarios, preocupado por peligros probabilisticamente menores al de ser alcanzados por un asteroide… que finalmente termina, en medio de su ignorancia haciéndole el juego a los grandes intereses y cito sólo como reciente e ilustrativo ejemplo, al habitante promedio de los EEUU, una sociedad rica, bien alimentada, con un irrelevante índice de analfabetismo, con un sistema educativo estatal y privado de primer orden, con prestigiosísimas universidades, alma mater del summun de la comunidad científica y tecnológica y que sin embargo, han podido inexplicablemente, ser burdamente manipulados y engañados por un inframental como Bush y su gavilla de delincuentes, al obtener apoyo para una absurda, inconsecuente y desproporcionada retaliación por el incidente del 11 de septiembre, sustentada en una irracional e infantil secuencia de justificaciones, menos creíbles y elaboradas que el incidente de Tonkìn que desencadenó la guerra de Vietnam… y sino de que otra manera, ¿cómo se podría entender, que relación causal existe, entre un atentado perpetrado por una célula terrorista de árabes saudìs, fundamentalistas islámicos de Al Qaeda, con un posterior ataque e invasión a Afganistán? Y lo que es peor, con la brutal ocupación y genocidio del pueblo Irakí? Sólo un hombre masa, o un especialista que es incapaz de hilvanar una simple secuencia lógica de hechos y acontecimientos, puede permitir que se haga burla de su buena fe, haciéndose cómplice y reo de un juicio histórico, al consentir que se utilice sus impuestos y la sangre de sus hijos, al avalar atrocidades que sólo buscan proteger, oscuros, mezquinos e inconfesables intereses.

Descansa en paz, hombre universal…

~ por etnoecomerida en marzo 6, 2008.

Una respuesta to “Fin del hombre universal”

  1. Acaso existirá, alguna forma de aspirar a ser un hombre universal?
    Como no ser parte de un sistema mecanico que engulle al ser humano? ¿Como escapar?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: