En el Zulia se está nuevamente avalando un discurso minero con el pretexto de contribuir al desarrollo social de la región Guajira

Foto: Nicanor A. Cifuentes Gil
Localidad Campo Palmarejo – Santa Cruz de Mara, Municipio Mara.
Al fondo de la fotografía el terminal de embarque del carbón mineral extraido en la Mina Paso Diablo, Guasare. Nótese la vivienda y su tanque de agua cercana a este puerto carbonífero a orillas del Lago de Maracaibo. ¿Insensibles ante las “estrategias corporativistas” del sector carbonífero afincado en el Zulia?

Desgasta tanto esfuerzo por denunciar y tanto esfuerzo por promover un debate que nunca se suscita entre los colectivos que entendemos la importancia de las cuencas hidrográficas para la sustentabilidad de la vida y aquellas instituciones corporativas que, desde el andamiaje polítiquero más tosco, insisten en desconocer la grave realidad ecosistémica y social que la explotación de carbón ha generado en el Municipio Mara del Estado Zulia (nor occidente venezolano).

Cuando se pensaba y se asumía que las frases del Presidente Chávez en contra de una irracional minería del carbón a cielo abierto en el Zulia eran las que terminarían de clausurar la polémica, surgen nuevos y lamentables discursos que desconocen la orden emitida por el primer mandatario el primero de mayo de 2007 en la Faja Petrolífera del Orinoco.

Nos estamos refiriendo a las palabras del nuevo director de Carbones del Guasare, Elcías Benaím (antes miembro de Carbosuroeste en el Estado fronterizo del Táchira) quien el día 16 de enero desde los estudios del canal del estado, Venezolana de Televisión, anunció los nuevos planes para el 2008 de la empresa carbonífera.

Estamos hablando de un macro proyecto en la mina Paso Diablo que pretende generar mediante hornos a carbón, obras de alfarería que contribuirían a revitalizar y robustecer el área de la construcción en el Zulia.

Por donde se le mire estas declaraciones son propias de un “desubicado oprobioso” que desconoce la lucha y la movilización digna que encabezan los colectivos indígenas wayuu, yukpa y barí de la Sierra de Perijá en contra de un modelo económico minero y tecnocrático que desconoce el derecho a la vida, al agua y al respeto por los ecosistemas y su desconocida aun biodiversidad.

Elcías Benaím, Presidente de Carbones del Guasare.
¿Viene la propuesta de los “hornos a carbón”
de planes ya desarrollados en el Estado Táchira?

Esto sucede en Maracaibo y desde la señal de Venezolana de Televisión se transmite a toda Venezuela con la intención de generar una matríz de opinión favorable a esta empresa minera filial de Carbozulia.

Lo más lamentable es que se nota con estupor e indignación la neutra entrevista que realiza una joven profesional de la comunicación social al no hacer hincapié en la fuerte oposición que se ejerce desde hace ya varios años, por parte de indígenas, campesinos, estudiantes y grupos ecologistas nacionales, al modelo terrofágico carbonífero. La periodista obvia de manera olímpica las propias declaraciones del máximo jefe político, Hugo Chávez Frías y matiza toda la “perorata” del ingeniero Benaím con acartonados adjetivos relacionados a la “reforestación” y al “respeto de la naturaleza”.

Con humildad creo que este tipo de “escarceos televisivos” que avalan a corporaciones mineras antes que a los movimientos sociales organizados en luchas de resistencia a modelos excluyentes y antihumanos no deben jamás transmitirse en ningún canal de televisión de un Estado que se precie de constructor de un nuevo comunalismo.

Escribo este breve comentario pues es necesario denunciar este tipo de “incursiones mediáticas” por parte de empresas que se hacen ver como subsidiarias del progreso comunal de puntuales áreas de la geografía nacional, siendo en el fondo corporaciones que se siguen manejando como “sicarios ecocidas” que lucran con la impactación de ecosistemas boscosos, con la acidificación de las cuencas hidrográficas y con la constante y negativa tensión que generan a lo interno del tejido socio cultural de las comunidades indígenas.

Todos estos años este portal o página electrónica ha intentado mantener una constante denuncia de estas duras realidades que por “sabidas se callan y por calladas se olvidan“.

Es necesario generar una oportuna investigación que nos involucre a los sensibles de estos temas para nutrir la denuncia argumentada y poder exigir el cese de toda actividad que sigue poniendo en riesgo la vida cultural indígena y el suministro del vital líquido a las ciudades que se acientan en la costa occidental del Lago de Maracaibo.

Desde el 16 de enero de este año que recién ha comenzado contamos con material audiovisual que está a la orden para preparar denuncias y acciones legales que terminen de una buena vez de develar toda la traición a la Constitución Bolivariana de Venezuela en relación al Capítulo de los Derechos de los Pueblos Indígenas así como de los Derechos Ambientales.

Es vital que como lectores de estas líneas iniciemos una consulta reflexiva de los múltiples argumentos legales, léase leyes: de diversidad biológica, penal del ambiente para incidir como ciudadanos en la toma de decisiones y en la articulación de acciones que contemplen una mayor atención al tema ecológico y sociocultural que hace rato se está agravando en este espacio fronterizo de nuestro país.

Con la amenaza creciente del Plan Colombia y sus diversas manifestaciones de la perversión humana al otro lado de la frontera, con la indetenible (hasta ahora) deforestación de vastas extensiones de bosque para fines madereros y de cosechas nada rentables en el largo plazo, con el drama humano de los desplazados colombianos a territorio venezolano, de a poco pareciéramos estar asistiendo a un despliegue de inflamables factores que no tardarán en generar conflictos para nada positivos.

Entiendo que nuestras ocupaciones cotidianas la más de las veces imponen una rutina de sobrevivencia donde lo urgente suplanta lo relevante. Entiendo esto pero aclaro que no debemos dejarnos saturar por agendas individualistas que nada arriesgan por lo que ahora mismo requiere una acción colectiva que reúna a los más ocupados en el tema para avanzar por entre las ilógicas alternativas mineras de los emprearios y corporativos de la región.

Nuevamente es necesario, ahora más que nunca, generar alternativas comunicacionales, agroecológicas, éticas, estéticas que nos diferencien de los años en que pensábamos que la sola oposición a la minería bastaba para curar al mundo de la apatía ecológica.

Atentos a seguir escudriñando propuestas para asomarlas con entereza y seriedad. Este “golpe bajo” a la lucha que se viene librando desde varios frentes en defensa de la tierra, de la autonomía indígena y la dignidad debe ocuparnos, insisto, en la denuncia y en la acción coherente para alumbrar a tanto tecnócrata que “juega a ganar” con discursos prestados de la verdad libertaria que es y será Bolívar.

Concluyo: Tareas habrá en el ámbito local en la medida en que siga pendiente la deuda histórica con los compañeros indígenas de la Sierra de Perijá. Acciones habrán de generarse toda vez que se siga “dando alas” a nivel de gobierno nacional a la voz de tecnócratas que desconocen el valor verdadero de la ancestralidad indígena.

Serían desde ya muy necesarios los comentarios y aportes para seguir tejiendo dignos eventos de trabajo colectivo.

Lcdo. Nicanor A. Cifuentes Gil
C.I. V. 14.208.465
Biólogo/Docente del PFG Gestión Ambiental.
UBV-Sede Maracaiboncifuentesg@gmail.com

Fuente: http://clorofilazul.blogspot.com/2008/01/en-el-zulia-se-est-nuevamente-avalando.html

~ por etnoecomerida en febrero 29, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: