Tememos que el proyecto de PDVSA, declare la guerra de El Valle

Recordemos veinte años atrás, exactamente en Mayo de 1987. Cuando desarrollos ganaderos y agropecuarios se instalaron en la zona de El Valle, afectando la calidad y cantidad de agua. El agua que surte a Mérida, proviene del río Mucujún de 60 a 70 % y en un 30 % a 40% de la quebrada La Cuesta. Esta última, mejora el agua del río Mucujún al mezclarse, y que no tiene contaminantes en sus orígenes . Justamente, al lado de donde se pretende realizar la sede de PDVSA.

Veinte años atrás, El Valle vivió enfrentamientos entre los habitantes del Playón, los ganaderos y cuerpos de seguridad del Estado. Siendo encarcelados líderes y atropellando vehículos, creándose el caos total.

En Vista al bravo pueblo existente, el cual no se doblegaba, los grandes intereses ubicados en la zona, utilizando medios inmorales hicieron aparecer a los obreros y campesinos de las zonas altas de El Valle como enemigos de sus iguales obreros y campesinos del Playón.

Algo parecido está ocurriendo en los actuales momentos con estas comunidades, ante soluciones caídas del cielo para las necesidades económicas y sociales de las mismas; las cuales pretenden cubrir este proyecto. Recordemos que PDVSA es de todos los venezolanos, y por consiguiente deberíamos gozar de estos beneficios que se tramitan por el distrito social, el cual está presto a oír nuestras problemáticas sin tener que dar nada a cambio. Volviendo atrás, recordemos también, que de ese enfrentamiento salió el primer recurso de amparo constitucional en beneficio del ambiente y de la salud de los ciudadanos en el año 1989.

Tenemos que reflexionar. El planteamiento del proyecto que nos presenta el encargado Carlos Castellano, en nombre de PDVSA “Son sólo 250 empleados directos trabajando día y noche en unas instalaciones de aproximadamente 15 mil metros de construcción”. Lo que nos traería la siguiente consecuencia que es infrenable, el deseo de 250 familias queriendo venirse a esta zona y que además no son habitantes de la ciudad. Al multiplicar, tres o cuatro personas por familia, más uno a dos carros, saquen la cuenta. Y aparte sería aprovechado por personas inescrupulosas, para desarrollos habitacionales en las zonas adyacentes. Estaríamos hablando de 250 casas.

Nos preguntamos con mucha preocupación: ¿Causa o no un gran impacto ambiental?

Amigos de Mérida, la lucha no solo es de El Valle, sino de ustedes también.

¡Defendamos el agua! y le pedimos a los organismos encargados tomen las acciones pertinentes al caso, porque no queremos un Mayo de 1987 en Junio del 2007.

Veinte años después, la lucha continúa por preservar el ambiente y el agua. Y no la abandonaremos nunca.

______________________________

* Dr. Francisco Ameijeiras B, Unidad de Gestión Financiera, Consejo Comunal Los Pinos de El Valle

Miembro Comité Pro Defensa del Mucujún “Dr. Ernesto Palacios Prú”
http://promucujun.com

~ por etnoecomerida en julio 31, 2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: